‘El Ministerio del Tiempo’ la vacuna de la historia y la cultura pop

El Ministerio del Tiempo es una ficción española creada por los hermanos Olivares y producida por Cliffhanger y Onza Partners con colaboración de User T-38 para TVE. La serie está protagonizada por Rodolfo Sancho, Aura Garrido Nacho Fresneda y narra las aventuras de unos funcionarios que trabajan para el secreto más bien guardado del gobierno español, un ministerio que vigila que la historia de nuestro país no cambie viajando por el tiempo a través de un conjunto de puertas.

12674976_10209034904696147_545862707_o

La primera temporada se emitió el pasado año y logró una legión de seguidores en redes gracias a la mayor estrategia transmedia que ha vivido nuestro país. Estos fans, que se hacen llamar ministéricos, fueron los responsables que TVE decidiera renovar la ficción por una segunda temporada a pesar de los bajos datos de audiencia directa (aun así eran líderes en reproducciones en diferido en la web oficial). Fue un gran acierto dado que el pasado lunes la serie regresó a la pequeña pantalla como el programa más visto en su franja y una segunda posición en los trending topic globales.

Nuevos personajes, nuevas tramas, capítulos de género, personaje o época concretos y la mayor estrategia transmedia con material exclusivo al que se accede a traves de una intranet cuyo usuario y contraseña cambia cada semana, un programa de entrevistas online, merchandising diseñado por los propios fans y un episodio en realidad virtual son solo algunas de las sorpresas que descubriremos a lo largo de 13 semanas de emisión.

Una serie que ama la historia y el humor sutil con referencias a la cultura pop que todos conocemos hacen de El Ministerio del Tiempo una serie ideal para ver en familia. Los lunes a las 22:15h en TVE.

 

Un comentario sobre “‘El Ministerio del Tiempo’ la vacuna de la historia y la cultura pop

  • el 18 Febrero, 2016 a las 10:16 am
    Permalink

    Hola,amiga.

    Desde la experiencia, te recomiendo, para mejorar tu escrito, un mayor número de pausas, mediante signos de comas, para detener la narración, y hacerla más larga y reflexiva, así como la lectura de grandes nombres antiguos, como Larra, o El Duende Satírico, con los que mejorar el estilo, y alejarlo del modo en que se escribe hoy.

    De este modo, tus aventuras por la historia quedarán mejor retratadas.

    Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *